Corregir el currículum

El currículum vítae debe ser un  documento perfecto, en el que no hayan errores ni gramaticales ni, por supuesto, ortográficos. Este último tipo de errores son los más graves que puede contener este tipo de documentos, y el mero hecho de tener alguno de ellos descalifica automáticamente y aparta del proceso de selección a la persona que lo ha enviado. Por esa razón, una vez acabado, es necesario revisar qué se ha escrito y cómo.

 

Para corregir adecuadamente el currículo es preferible imprimir el documento y leerlo con detenimiento, este paso ayuda a centrar la atención en el texto y resulta más fácil y cómodo encontrar los errores, del tipo que sean: tipográficos, ortográficos, gramaticales, incluso pueden localizarse errores en los datos que se han escrito.

 

Tras este trabajo de búsqueda de errores graves hay un segundo paso en el que la revisión debe pasar un examen estilístico. En esta fase se han de eliminar elementos que dificulten la lectura del escrito o que resulten inconvenientes, como el hecho de haber abusado del uso de mayúsculas, o de la letra en negrita o en cursiva de manera innecesaria. El objetivo es que el currículum llegue a la empresa impecable, y que no nos anulen errores subsanables.


Recursos recomendados: